Rotulación de Vehículos: Un trabajo bien hecho.

Cuando te enfrentas a la rotulación de vehículos de empresas con manuales corporativos muy definidos y además bien reconocidos como es el caso de Repsol debes ser muy consciente de que el «color importa» y que sea exactamente el color que demanda tu cliente aún más.

Solemos confiar en que nuestras máquinas estén perfectamente calibradas y testadas pero la temperatura,la humedad, el lote del vinilo que usemos y pequeñas variaciones hacen que nuestras impresiones no sean siempre exactamente iguales. En estos casos trabajar a la inversa es la mejor opción: imprimimos variaciones del color objetivo con pequeños saltos porcentuales CMYK y luego físicamente lo comparamos con el Pantone o referencia objetivo del color. Una vez identificado es el momento de apuntar la referencia e imprimir el vinilo.

Hay que tener en cuenta que todos los vinilos que utilizamos para las furgonetas de nuestros clientes van laminados de modo que idealmente esa comprobación colorimétrica se deberá hacer con las pruebas ya laminadas ya que los colores tienden a variar ligeramente.

Una vez todo en orden es el momento de imprimir nuestro diseño en el vinilo para luego proceder a su laminado protector para garantizar que se durabilidad sea mayor así como su resistencia a la luz UV. Finalmente se troquela la imagen con el plotter de mesa plano y estamos preparados para su aplicación teniendo el resultado que vemos a continuación.